El primero de los castillos de Irlanda que visitamos es el famoso castillo de Trim, es uno de los más antiguos y más bien conservados de toda Irlanda, además de tener un papel esencial en la historia de la isla. Solo al llegar ya os daréis cuenta de la importancia del Castillo. Para los habituados a castillos continentales, lo primero que os sorprenderá será la cantidad de terreno que ocupaba.

Hoy día es difícil imaginarlo en toda su esplendor, pero Trim era tan importante en su momento que incluso Isabel I pensaba construir el Trinity Collage aquí mismo. La historia de Trim despunta y es importante por todos sus poros y la visita de su interior es altamente recomendable, como también la Abadía de Saint Mary y el castillo de Talbot, que están a pocos metros del castillo.

Para hacernos una idea, el castillo de Trim, fue la fortificación anglonormanda más grande de toda Irlanda. Hugh de Lacy fundó el castillo en el año 1173. Se debe pensar que este castillo hacía las veces de frontera, ya que más allá de sus lindes se encontraba la insegura zona del centro de Irlanda.

Los lores y lugartenientes irlandeses rivalizaban con los normandos por poder y tierras. Así, el castillo de Trim representa casi 2 hectáreas de recinto amurallado dominado por una gran torre del homenaje de 25 metros de altura, todo ello es visitable, y por supuesto altamente recomendable. Otro de los sitios de interés del Castillo de Trim es la puerta de Dublín, en un estado nada envidiable uno se puede hacer una idea de cómo sería la actividad frenética dentro y fuera de las murallas del gran castillo.

Otros lugares alrededor del Castillo de Trim

Es muy recomendable pasear tranquilamente por los alrededores. Hay un ligero camino que serpentea con el río Boyne y qué puede hacer vuestras delicias, un pequeño puente ideal para fotos y descansar los oídos y la vista. Además para aquellos que lleguéis en coche, podéis aparcar en el parking del juzgado del condado.

Irlanda es un país de castillos, una de sus principales características es que todo el territorio está lleno de ellos. Por tanto en una visita Irlanda es del todo esencial que escojamos algunos de estos castillos y los visitemos. La gran cantidad de castillos hace imposible que todos ellos sean visitados por unos viajeros esporádicos.

La elección de castillos siempre es una tarea dura, pero también se debe entender que hay algunos que por sus propias particularidades los hacen más atractivos que otros. Solo llegar a estos castillos, os vais a dar cuenta de la importancia de los mismos, ya que las diferentes riadas de turistas os hará sentiros como si estuvierais en el centro de cualquier ciudad europea, aunque a vuestro alrededor todo sean campos verdes.

loading...