España se ve bastante normal cuando se mira en un mapa, pero las cosas empiezan a ponerse extrañas cuando uno mira su mapa un poco más de cerca. Parece que hay una gran cantidad de tierra que es parte de España que está en el continente equivocado a través del Mediterráneo. Pero eso no es un error, y la costa norte de África es en realidad un salpicado de varios pequeños enclaves de España que están rodeados por Marruecos.

¿Cómo surgió esta situación extraña en las fronteras de España? 

La respuesta corta es que después de la Reconquista, cuando el reino de Castilla reconquistó la Península Ibérica a los musulmanes, los castellanos siguieron un poco más lejos e invadieron África y se hicieron cargo de unos cuantos territorios. Algunas de estas ciudades y  territorios ya han sido devueltas a Marruecos, pero aún quedan que pertenecen al moderno estado español de hoy, y de hecho, llevan siendo castellanas o españolas la mayor parte de su historia por España: alrededor de 500 años. Un tiempo más largo que algunas ciudades en la propia península, por ejemplo Barcelona, que fue conquistada en el 1714 a los catalanes, o que pasó brevemente a ser una parte de Francia durante la revolución francesa.

Todo esto ha provocado muchos problemas con Marruecos, que siguen reclamando toda esta tierra hoy en día, que en su mayor parte es un manojo de islas sin importancia frente a la costa. Pero tres lugares son en realidad físicamente parte del continente africano.

Ciudades españolas en África

El primero de ellos se encuentra en la costa, y se llama Peñón de Vélez de la Gomera. Esta gran roca son parte de España, y todo lo demás a partir de la playa de arena es Marruecos. Esta foto se puede conseguir una mejor visualización de la situación y darse cuenta de lo extraño que realmente es. La frontera aquí que separa a los dos países es solamente de 80 metros de ancho, lo que hace sea la frontera internacional más corta en cualquier parte del mundo.

Pasando más allá de esta rareza se llega a Melilla, una ciudad española situada en la costa africana que está rodeada por Marruecos. Hay 78.000 personas que viven allí, rodeados por una alta frontera de 6 metros, una valla construida alrededor de todo el enclave para separar la tierra de Marruecos.

Ya que Melilla es una parte de España y España es miembro de la Unión Europea, la ciudad de Melilla es también parte de la Unión Europea. Junto con la otra ciudad española en África, Ceuta, éstos marcan los únicos lugares donde la Unión Europea realmente existe en el continente africano.

La ciudad de Melilla utiliza los Euros como moneda al igual que cualquier otra parte de España lo haría, y lo mismo puede decirse de Ceuta, la hermana gemela de Melilla, también situada en África sólo un poco más lejos. Esta parte de España se llama Ceuta y es un poco más pequeño que Melilla con una población de 76.000 personas.

La ciudad también está confinada de Marruecos por un alto muro de 6 metros, pero a diferencia de Melilla, no hay aeropuerto dentro de la ciudad, por lo que la única manera de llegar desde esta parte de España a las otras partes de España es por barco. Hay un solo camino que va a través del muro fronterizo alto que conecta la ciudad a Marruecos, por lo demás la ciudad está bastante aislada de todo lo que está a su alrededor.

La estrella de las islas españolas en África: la isla de Perejil

Pero sólo un poco más arriba en la costa está esta incómoda isla llamada Isla de Perejil. Ha sido reclamada tanto por España como por Marruecos y está totalmente deshabitado, pero  12 soldados marroquíes invadieron la isla en 2002 y plantaron una bandera marroquí. Esto provocó una crisis internacional que vio el respaldo de la Liga Árabe hacía Marruecos, mientras que la OTAN y la Unión Europea respaldada España. Varios buques de guerra rodearon la isla y los españoles pusieron en marcha un asalto con algunos comandos y detuvieron a los 12 soldados marroquíes.

Todo esto ocurrió en esta roca, y es desde entonces ha sido declarada una zona de exclusión para el hombre y no se permite que se visite por el momento.

Gibraltar, el eterno debate de soberanías

Moviéndose a través del mar a Europa se encuentra esta otra incómoda situación denominada Gibraltar, que es en realidad parte del Reino Unido. Ha sido así desde 1704, cuando una fuerza de la invasión anglo-holandesa-catalana capturó la Península como parte de la Guerra de la Sucesión española, y España formalmente lo cedió a Gran Bretaña más tarde, en 1713, cuando el se firmó la paz que puso fin a esa guerra.

España ha seguido reclamando insistentemente desde entonces este punto, y se puede volver aún más incómodo en el futuro, ahora que Reino Unido ha votado para salir de la Unión Europea, lo que también significa que Gibraltar dejaría la Unión.

Esto creará una frontera terrestre entre la UE y el Reino Unido en Europa continental, y probablemente limitará la capacidad de las personas para ir y venir de Gibraltar en comparación con hoy. Se debe pensar que son centenares los españoles que trabajan en Gibraltar, y que muchas ciudades y pueblos españoles de la zona dependen del Peñón económicamente.

Además, el Reino Unido ha celebrado dos referéndums en Gibraltar para que sus ciudadanos decidan si quieren continuar en el Reino Unido o pasar a formar parte de España, y en las dos votaciones ha ganado de forma aplastante continuar siendo británicos, por tanto es difícil pensar que los ciudadanos de ese territorio se sientan españoles o quieran serlo en un futuro próximo.

La isla de los Faisanes: la frontera definitiva

Para una situación definitivamente extraña sólo hay que moverse un poco más al norte, concretamente a la frontera con Francia. La isla de las Faisanes es una isla en medio del río Bidasoa, que divide los dos países.

En medio de este río la Isla de los Faisanes, que dependiendo de la época del año pertenece a España o Francia. Nadie tiene permitido visitarla. La isla es una parte de España durante seis meses al año y una parte de Francia por los otros seis meses.

Los traspasos se completan con una ceremonia de transferencia la soberanía de la isla entre los dos países. Esta extraña situación empezó en 1659, cuando la isla era el sitio de la firma del Tratado de los Pirineos, que finalmente terminó la Guerra de los Treinta Años y que mutiló territorios tanto vascos como catalanes.

En el momento se consideró la isla terreno neutral ya que estaba en el medio del río que divide los dos países, y desde que el tratado fue firmado allí en 1659, las ceremonias se han venido sucediendo cada seis meses que para alterar la propiedad de la isla. Esto significa que desde 1659, la isla ha tenido cambios de manos entre España y Francia por más de 700 veces y sigue sumando.

loading...
Han llegado hasta aquí buscando:
  • ciudades españolas
  • informacion sobre la fisionomia de las ciudades de españa en los ultimos 30 años