Berlín nos transfiere a una de las ciudades más cosmopolitas no solo de Alemania sino de toda Europa. Se intentara desglosar todo lo referente al ocio y disfrute de esta impresionante ciudad. Berlín tiene tal poder de seducción para el viajero que no podríamos dejar de apreciarla durante una temporada larga, sintiéndonos cautivados por sus encantos los cuales pueden dejar más que satisfecho al viajero más exigente.

Potsdamer Platz, esta plaza es el símbolo más visible del llamado Nuevo Berlín, y una de las más relevantes atracciones de la ciudad. Para comenzar no es una plaza como puede indicar su nombre, es una enorme zona de un esplendoroso desarrollo urbano la cual se encuentra al este de Potdamer Strasse y al oeste de Linkstrasse, se da la circunstancia que siendo la plaza con más actividad de toda Europa, quedo dividida por el nefasto Muro, hasta la unificación de las dos Alemanias. De nefastos recuerdos es el que fue llamado la ” pista de la muerte”, pues fue uno de los lugares en los que más berlineses perdieron la vida por la libertad.

Su nacimiento tuvo lugar hacia 1838 con la llegada de la primera línea férrea a Potsdam. Desde fines del siglo XIX hasta la esplendorosa época de los años 1920, la evolución de la plaza llego a convertirla en el centro de la vida metropolitana  y de ocio de Berlín, infinidad de personas paseaban por la misma y tomaban un te en el café Josty, una pinta de cerveza en el Pschörr o visitaban el elegante vestíbulo del famoso Hotel Esplanade.  Potsdamer Platz se había convertido en un cruce de caminos tan importante y cosmopolita que allí, en 1924, fue instalado el primer semáforo de toda Europa, eso si, operado a mano, para poder controlar el flujo de los casi 25000 vehículos, centenares de miles de personas y casi 30 líneas de tranvías que por ella circulaban diariamente. Con la Segunda Guerra Mundial, la plaza fue casi completamente destruida, el esplendoroso Hotel Esplanade, fue reducido a cenizas y lo que restaba de él fue trasladado a otra ubicación ya en 1996. Con la caída del Muro y la llegada del capitalismo, la plaza fue de nuevo renacida y continua siendo parte esencial de Berlín, en ella se ubicaron las grandes inmobiliarias y las grandes corporaciones como Daimler-Benz, Sony o A&T.

loading...