Boston es una de las ciudades de Estados Unidos con más encanto. A pesar de ser una ciudad importante a nivel económico e industrial, también conserva un aire diferente a las grandes ciudades americanas. En este sentido, ese encanto de Nueva Inglaterra se ve muy claro en esa mezcla que tiene entre ciudad sofisticada, elegante a la vez que histórica y con tintes rústicos en algunos aspectos.

Dando una vuelta por Boston

La ciudad de Boston destaca por su alto nivel cultural y de espectáculos. Por ejemplo, es muy habitual que durante todo el año encuentres producciones musicales, de teatro, excursiones a pie o viajes en carro, así como festivales, tanto étnicos como también de comida y vino. Una ciudad viva gracias a sus ciudadanos, que la cuidan y quieren con calma pero profundidad. Los ciudadanos de Boston aman a su ciudad, de forma tranquila, sin prisas, pudiendo penetrar en todo su esplendor y de forma profunda a la vez que con respeto y seguridad.

Un paseo por los jardines públicos de Boston, que por su clima encontrarás siempre de color verde (o blanco si ha nevado) te harán disfrutar de sus deliciosas plazas públicas, muchas de ellas con monumentos y edificios dignos de visita por los visitantes de la ciudad. También hay actividades interesantes a realizar por la zona del puerto, así como los cruceros románticos por el puerto con imagenes de postal en el horizonte.

En el capítulo de compras, la ciudad también destaca por todo su esplendor a nivel de galerías y zonas de comercio, puedes ir en busca de gangas o simplemente pasear sin objetivo concreto por estas zonas, comprando lo mejor o lo peor, a gusto del consumidor. También hay variedad de mercados al aire libre, y las tradicionales tiendas de piedra rojiza y arcadas con mamparas de vidrio que hacen las delicia de los visitantes a la ciudad. Una buena opción es explorar los jardines ocultos de Beacon Hill, el patio interior del Museo Isabella Stewart Gardner y el jardín cerrado en Iglesia de la Trinidad.

Boston alberga la primera biblioteca pública de Estados Unidos, con algo más la gran cantidad de seis millones de ejemplares, el propio edificio es más bien un museo, repleto de murales, frescos, pinturas y esculturas.

En resumen, una ciudad para visitar y sin disfrutar.

loading...